Seguidores

lunes, 23 de diciembre de 2013

indecisión

Había dicho en mi anterior entrada que no iba a parar de comer este diciembre, pues resulta que hoy quería ponerme unos vestidos que había comprado el anterior año y que nunca me los habia colocado (cabe decir que en esa época me quedaban bien), ni uno me ha entrado, así  que  saque el segundo y tampoco entro y termine probando cuatro vestidos de los cuales ni uno me queda bien, mi cuarto esta echo un desorden y mi mente también.

jaja que asco xD

Supongo que ya no quiero comer más, pero el ciclo siempre va a ser igual. quiero adelgazar no como, me da hambre desaforadamente, me vuelvo gorda, me entra depresión, como y vuelvo al comienzo.

Que desastre me siento triste, pero no me puedo quejar yo me lo he buscado.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Diciembre

A pesar que es ya 18 de Diciembre quiero decir que he sobrevivido al fastidioso mes de Noviembre; parecía que no lo iba a poder pasar, que no iba a poder terminar la carrera y que de nuevo todo se iba a ir a la mierda, pues no ha sido así.

En el mes de jojojojo, del señor brabudo y viejo (papa Noel, reyes magos y el niño Dios), el de los platillos navideños y que todos fingen querer a su familia, pues en este mes puedo y estoy haciendo lo que he planeado hace mucho... Que es Comer si señores comer hasta quedarme desmayada, nadie se da cuenta de mis atracones pues ellos también andan tentados con el pequeña adición de los dulces navideños y por ende la gula.



Oh si amo la navidad para el 31 de Dicimbre seré una bolita y ya he subido de talla. para luego en enero comenzar a hacer dietas y desmayarme.

Extraño hacer las dietas tal vez conseguiré un par de tips para irme preparando psicologicamente a engañar a no comer.

Este blog ha quedado mas wannabe que nunca. Besos

jueves, 21 de noviembre de 2013

Es tentador

Es tentador volver a tomar las pastillas que las he robado del botiquín de la casa; mis propias pastillas las de dormir, TRAZODONA, eso es lo que grita mi mente.


Cada día es difícil de cumplir aquella promesa de no hacer nada estúpido, de por lo menos intentar acabar este semestre, no puedo más, no entiendo que me pasa si iba tan bien. Lo acepto tengo miedo.

Solo una pastilla, una sola, no pido más...




domingo, 17 de noviembre de 2013

MIA



Luego de tantos atrancones estas semanas, hoy porfin volvi a tomar fuerzas para acudir a ella; pero lo que nunca me ha pasado antes es:


  • Después de recurrir a Mia querer seguir comiendo y volverme a purgar; (lo se suena totalmente asqueroso, pero me ronda esa idea en mi cabeza que me enloquece)
  • Quiero morirme de asfixia en un atrancon; ¿Será posible esto
Lo que si vuelve a aparecer en mi cabeza ya tostada de tantas cosas es querer no comer nunca más o más bien comerme toda la comida del planeta; no se que me pasa; estoy muy triste.




I dont Wanna take my pills its the same with or without

y es así solo trato de vestirme de felicidad, pero en realidad quiero encerrarme en mi mundo



I think always its the fu*** same shit, again and again and again.



viernes, 15 de noviembre de 2013

un video que hice

video

Aquí os presento algo de mi pequeña historia con Ana y Mia; en verdad no quiero perder a Ana y amia de mi vida, porque con ellas he podido bajar de peso, no se si es lago cínico de mi parte desear estar enferma siempre, pero me da igual quiero ser más delgada. he engordado

lunes, 9 de septiembre de 2013

Be yourself (se tu mismo)

Be yourself nobody care


Cuantas veces hemos escuchado esas palabras; "se tu mismo", "si las personas te aman te aceptan como eres"; y aún hoy a mis 21 años de edad pienso que estas son frases falsas; de alguna u otra manera, todos escondemos algo que no dejamos ver a los demás.

Es ahora cuando me pregunto, si en verdad la gente me aceptaría si supieran lo que realmente siento, pienso y he echo, me cuenta creer que lo harían... porque en verdad sé que me mirarían con lastima si supieran que me corto, oiría murmullos de que soy consentida y superficial porque padezco ED y quiero llevar mi cuerpo al limite; o simplemente dirían que evito mis problemas escudándome en un "algo" llamado depresión. 

Simplemente me cuesta creer que en verdad nos acepten tal y como somos; simplemente sé que todos y cada uno de nosotros mostramos una cara para que todo el mundo lo vea; y otra la escondemos y esa es la que en verdad somos.




miércoles, 17 de julio de 2013

Como transmitir el odio al cuerpo



Las palabras que decimos sobre nosotras mismas pueden calar muy hondo en aquellas personas que nos rodean

Querida Mamá,
Tenía siete años cuando descubrí que eras gorda, fea y horrible. Hasta ese momento había pensado que eras preciosa -en todos los sentidos-. Recuerdo ojear viejos álbumes de fotos y ver imágenes tuyas en la cubierta de un barco. Tu bañador blanco y sin tirantas parecía tan glamouroso como el de una estrella de cine. Cada vez que tenía la oportunidad sacaba ese bañador oculto en tu cajón de abajo e imaginaba un tiempo en el que yo sería lo suficientemente mayor para llevarlo; en el que sería como tú.
Pero todo eso cambió cuando, una noche, estábamos arregladas para ir a una fiesta y me dijiste: “Mírate, tan delgada, guapa y encantadora. Y mírame a mí, vieja, gorda y horrible.
Al principio no entendí lo que querías decir.
“No estás gorda”, dije seria e inocentemente, y tú contestaste: “Sí lo estoy, cariño. Siempre he estado gorda; incluso cuando era una niña.”
En los días que siguieron, tuve unas cuantas revelaciones dolorosas que han determinado mi vida.Aprendí que:
1. Debes estar gorda, porque las madres no mienten.
2. Ser gorda es ser fea y horrible.
3. Cuando crezca seré como tú, así que seré gorda, fea y horrible también.
Años más tarde recordé esta conversación y las centenares que la siguieron, y te maldije por sentirte tan poco atractiva, insegura e infravalorada. Porque, como mi primer y más importante modelo de conducta, me enseñaste a pensar lo mismo sobre mí misma.
Con cada mirada a tu reflejo en el espejo, cada nueva dieta milagrosa que iba a cambiar tu vida y cada culpable cucharada de “Oh, en realidad no debería, pero…”, aprendí que las mujeres deben estar delgadas para ser válidas y valoradas. Las chicas deben prescindir de ciertos placeres porque su mayor contribución al mundo es su belleza física.
Como tú, he pasado toda mi vida sintiéndome gorda. ¿Cuándo se convirtió “gorda” en un sentimiento, de todos modos? Y porque creía que estaba gorda, sabía que yo no estaba bien.
Pero ahora que soy mayor y madre, sé que culparte a ti por el odio a mi cuerpo es inútil e injusto. Ahora entiendo que tú también eres producto de un largo y rico linaje de mujeres que fueron educadas para odiarse a sí mismas.
Mira el ejemplo que la abuela fue para ti. A pesar de ser lo que podrías describir como una mujer chic víctima del hambre, hizo dieta cada día de su vida hasta que murió a los 79 años. Solía ponerse maquillaje para salir al buzón, por miedo de que alguien pudiese ver su cara desnuda.
Recuerdo su “compasiva” respuesta cuando anunciaste que Papá te había dejado por otra mujer. Su primer comentario fue: “No entiendo por qué habría de dejarte. Te cuidas, llevas pintalabios. Tienes sobrepeso, pero no mucho.”
Antes de que Papá se fuera, él tampoco te alivió por el tormento de la apariencia de tu cuerpo.
“Dios, Jan”, escuché por casualidad que te decía. “No es tan difícil. La energía que entra frente a la energía que sale. Si quieres perder peso, simplemente tienes que comer menos”.
Esa noche en la cena observé cómo ponías en práctica el remedio para adelgazar “Energía dentro, Energía fuera: Dios, Jan, Simplemente Come Menos” de Papá. Serviste tallarines chinos para cenar (¿recuerdas cómo en los suburbios australianos de los años ochenta una mezcla de carne picada, repollo y salsa de soja se consideraba la cumbre de la alta cocina?). La comida de todo el mundo estaba en un plato grande excepto la tuya. Tú te serviste tus tallarines chinos en un diminuto plato de postre.
Cuando te sentaste delante de esa patética cucharada de carne picada, unas lágrimas silenciosas resbalaron por tu cara. No dije nada. Ni siquiera cuando tus hombros comenzaron a agitarse de angustia. Todos nos comimos la cena en silencio. Nadie te reconfortó. Nadie te dijo que te dejaras de ridiculeces y que cogieras un plato en condiciones. Nadie te dijo que ya eras querida y lo suficientemente buena. Tus logros y tu valía -como profesora de niños con necesidades especiales y como dedicada madre de tres hijos- palidecieron insignificantes comparados con los centímetros que no podías perder de la cintura.
Me rompió el corazón presenciar tu desesperación y siento no haber salido en tu defensa. Ya había aprendido que era tu culpa que fueras gorda. Incluso había oído a Papá describir el perder peso como un proceso “simple” – pero al que tú no te podías enfrentar.  La lección: no te merecías la comida y ciertamente no te merecías ninguna compasión.
Pero estaba equivocada, Mamá. Ahora entiendo lo que es crecer en una sociedad que le dice a las mujeres que su belleza es lo más importante y que al mismo tiempo define un estándar de belleza que  está completamente fuera de nuestro alcance. También conozco el dolor de interiorizar estos mensajes. Nos hemos convertido en nuestras propias carceleras y nos infligimos nuestros propios castigos por fracasar dando la talla. Nadie es tan cruel con nosotras como nosotras mismas.
Pero esta locura tiene que terminar, Mamá. Termina para ti, termina para mí y termina ahora. Nos merecemos algo mejor –mejor que arruinar nuestros días con malos pensamientos sobre nuestro cuerpo, deseando ser de otra manera.
Y ya no es sólo sobre ti y sobre mí. Es también sobre Violet. Tu nieta sólo tiene tres años y no quiero que el odio hacia su cuerpo eche raíces dentro de ella y estrangule su felicidad, su confianza y su potencial. No quiero que Violet crea que su belleza es su valor más importante; que definirá su mérito en el mundo. Cuando Violet nos mira, aprende cómo ser una mujer y necesitamos ser los mejores modelos que podamos. Necesitamos enseñarle con nuestras palabras y nuestras acciones que las mujeres son lo bastante buenas tal y como son. Y para que nos crea, nos lo tenemos que creer nosotras.
Cuanto más mayores nos hacemos, más personas queridas perdemos por accidentes o enfermedades. Su fallecimiento siempre es trágico y demasiado temprano. A veces pienso en lo que esos amigos –y la gente que les quiere- darían por tener más tiempo en un cuerpo sano. Un cuerpo que les permitiera vivir un poco más. El tamaño de los muslos de ese cuerpo o las arrugas en su cara no importarían. Estaría vivo y, por lo tanto, sería perfecto.
Tu cuerpo es perfecto también. Te permite desarmar a una habitación entera con tu sonrisa y contagiar a cualquiera con tus carcajadas. Te da brazos para arropar a Violet y estrujarla hasta que se ríe. Cada momento que pasamos preocupándonos por nuestros “defectos” físicos es un momento desperdiciado, un preciado pedazo de vida que nunca volverá.
Permitámonos honrar y respetar nuestros cuerpos por lo que hacen en lugar de despreciarlos por su apariencia. Centrémonos en llevar una vida activa y saludable, dejemos a nuestro peso caer hasta donde deba, y enterremos nuestro odio al cuerpo en el pasado, adonde pertenece. Cuando miraba aquella foto tuya con el bañador blanco un montón de años atrás, mis inocentes ojos jóvenes veían la verdad. Veían amor incondicional, belleza y sabiduría. Veía a mi Mamá.
Con amor,
Kasey.

Autora: Kasey Edwards (@KaseyEdwards). Escritora y columnista.

sábado, 11 de mayo de 2013

Lista






He sido una mala administradora de mi vida y simplemente lo confieso aquí:

  • Me gusta cortarme.
  • Resulte con problemas de E.D
  • Volví a cagarla en la universidad
  • Me gusta descontroladamente consumir algún tipo de "droga", tal vez porque así trato de escaparme de mi realidad. (aunque lo hago esporádicamente)
  • no puedo estar sola resultando que siempre necesito a alguien
  • por ende aveces me comporto como perra
  • soy idiota

sin más palabras y con bastantes lágrimas:

Antonia

martes, 30 de abril de 2013

Detrás de Ana

Ana, ya sabemos qué es y tal vez desde cuando está con nosotras; se ha convertido en parte de nuestro diario vivir, y aveces es también la que domina nuestros pensamientos cotidianos, hace que llevemos nuestro cuerpo al extremo y seguramente ha echo que nos conozcamos un poco más y, me atrevo a decir que desde que Ana invadió mi vida no ha venido sola, tal vez, mi mente un poco trastornada desde hace mucho tiempo ha dejado que se maximicen situaciones que cualquier persona "normal" sin ED, no haya pasado.

Pero hasta ahora nadie o muy pocas personas se han preguntado quienes son las mujeres que están detrás de Ana, detrás de una corona o del adjetivo "princesa" que muchos nos han asignado.

En el recorrido que he tenido, tal vez en la búsqueda de alguien que me comprenda y que haya pasado lo mismo que yo, he conocido a mujeres que al igual tienen a Ana y a Mia en sus vidas, mujeres inteligentes, que comparten una historia similar pero a la vez diferente en la cual, tambien hay principes, brujas, sapos, lagrimas, risas, fracasos y éxitos y todas esas historias hacen que sean hermosas, únicas y reales, y a la misma vez poseen  sueños y metas, y cada una maneja su grado de perfección. Si bien, estas bellas mujeres no reconocen su potencial, que más alguien para decirles, lo talentosas y valiosas que son.


Tal vez hoy quiero darles y darme un poco de ánimo para seguir continuando en la lucha de aceptación con mi yo interno y mi yo externo o simplemente tratar de convivir con nuestros monstruos, hadas, voces o demonios. como gusten llamarlos.


Con mejor ánimo: Antonia

viernes, 26 de abril de 2013

8

Mi número mágico.

8 son las cortadas que siempre me realizo en mis brazos, sumando todos serán múltiplos de ese número.
8 son las imágenes repetitivas que siempre están en mi cabeza:
"no comas, córtate el brazo, eres fracasada, gorda, no mereces vivir, eres débil, tomate más de 8 pastillas"




viernes, 19 de abril de 2013

y vuelve...

Tengo una absurda fascinación de tratar de hacerme daño...


Sinceramente estoy cansada de toda esa auto lamentación  y de no poder soportar mis propios sentimientos, cada vez que pasa algo... uhmm insoportable para mí, termino haciéndome daño o lastimando a otros... Esta vez ya llegue lejos; no quiero escapar, pero sinceramente me da pereza luchar con mis voces; (hablan a diario); esta vez trataré de convivir con ellas ...  vamos a ver que tal me va.


lunes, 18 de marzo de 2013

Sad

Ahora no paro, no duermo, no siento, no respiro, no como, no veo...


Tengo miedo de mirarme al espejo y ver a alguien totalmente distinto



No, se en quien me he convertido...


Cuestiono, mi voz, mis pensamientos y mis actos...


No se quien soy...


Es triste saber, que con el paso del tiempo, en vez de mejorar empeoro


Ya no escribo, ya no río, solo lloro, solo quiero herirme... ¿quien soy?¿en qué momento me perdí?, ¿Cuando regresaré?, es seguro que nunca más, deje los brazos estirados de muchas personas, los deje para buscar mi camino y de aquel camino, deambulo sola, mi alma ya no aguanta más sufrimiento, estoy cansada, no quiero pararme, no quiero despertar, no quiero ver que pasa al siguiente día...



Simplemente: Antonia

jueves, 14 de marzo de 2013

Traté

Traté de escribir palabras alentadoras, para mi, para las dos únicas personas que me leen, trate de sentirme bien cada día, trate de sonreír sin importar lo que pasaba, traté de entregarlo todo, traté de animarme y animar, trate de mirar hacia adelante y no regresar al pasado, traté de estar saludable, trate de no llorar, simplemente traté de no joder mi vida nuevamente... y mis energías se fueron, con tan solo pasar aquellas horas que se volvieron eternas, y cada pequeño segundo que pasaba por mi piel, se convirtió en tortura, se convirtió en dolor.

Dolor que vuelvo a sentir, dolor al respirar, dolor al mirar, dolor al sonreír, dolor al caminar, dolor al despertar, dolor a amar, dolor a comer, dolor a vivir...

Mis pequeñas amigas han vuelto, desgarrando más mi alma, desgarrando más mi cuerpo, reclaman desesperadamente a gritos, del por qué no estoy con ellas, del porque no termino mi mala comedia. Nuevamente se encuentran hambrientas de sangre, hambrientas de lagrimas, pero esta vez, lo piden con más fuerza, y es ahora que considero entregarme completamente a ellas.

viernes, 8 de febrero de 2013

Tiempo


Tiempo... Trasciende por mi piel, por mis venas y por mis ojos... pasan los segundos y los latidos de mi corazón se van haciendo más y más lentos, y tu rostro; tu rostro se va borrando de mi memoria, se van borrando los recuerdos que alguna vez me hicieron llorar; las lagrimas recorren fríamente mis mejillas y es ahora cuando ya no siento nada.

martes, 29 de enero de 2013

370..

Más que un blog, se convirtió en mi casa; en mi refugio.

370 días de los cuales las palabras y el tiempo me han marcado rotundamente en mi cuerpo, para no volver a ser la misma. Las personas  cambian; mejor dicho cambiamos y mirar aquella transición, regresar y recordar el pasado a veces me duele. 370 días de los cuales la mayor parte del tiempo he tratado de enterrar emociones y sentimientos y los otros tratando de luchar con mi otro "yo".


miércoles, 23 de enero de 2013

Entrando a la vida

El tiempo se ha pasado bastante rápido, pues aunque algunos ya lo saben; me encuentro en la inmensa ciudad de Bogotá; tratando nuevamente de adaptarme a su ritmo de vida; puedo decir a diferencia de hace un año me encuentro mucho más animada y alegre; lo único que no ha cambiado es mi obsesión por la comida...

Casi va a ser el cumpleaños de mi querido blog, y desde narrar trágicos momentos en mi vida, y una que otra historia se ha convertido en mi diario, en un diario en el que puedo ser sincera pues nadie me juzgará; en un año pasan muchas cosas, aveces podemos cambiar nuestros errores o simplemente ser más testarudos de lo que somos; por eso en resumen pasaron tantas cosas buenas como malas.

lo primero que cabe resaltar es JD, ya no somos novios... ahora tengo a JI, pero... pienso mucho en el primero, no quiero que se convierta como en un fantasmita que atormente mi relación con otras personas


pues no es él, de echo se ha mantenido lo más lejos posible pero yo lo pienso cada instante y sí no lo niego lo he llamado; aveces me da miedo confundir los nombres; lo extraño bastante... pero sé que no volveré con él porque aunque le tengo mucho cariño y mucho amor también aún me siento herida y aveces tengo rabia de las cosas que pasaron.
lo segundo que intento hacer por este año es ponerle ganas y sacar la universidad adelante, puedo decir que mi animo ha ido subiendo, me siento productiva y con muchas ganas de aprender, hay algunos pensamientos que trato no hacerles caso; así que ando en el plan de "soy de palo, soy de palo, tengo orejas de pescado" 

Dibujo echo por Clauch Smiles
Lo único como dije que no ha cambiado es mi pequeña obsesión por la balanza y todos los días me siento gorda 

Bueno vamos a ver que pasa en febrero trataré de sonreir como lo hago ahora.

lunes, 7 de enero de 2013

2012


Quería hacer un recuento de mi vida en el anterior año, pero no he tenido ganas y hoy 6 de enero se supone que es el día principal de los carnavales de blancos y negros y no he podido pasar al otro lado de mi ciudad; así que tengo todo el tiempo para hacer una retrospectiva de lo que ha pasado y como termino el año en que le mundo se iba a acabar.

Enero del 2012: Viaje muy rápido a Bogotá, recuerdo que fue el 8 de enero, realice un paseo por el eje cafetero, en particular estuvo bueno, hablaba de vez en cuando con JD, me pedía que volviéramos  lo cual me negaba. Así duro la travesía hasta llegar a Bogotá. Desde noviembre del 2011 me sentía extremadamente triste, así que enero no iba a ser la excepción respecto a mi animo. los primeros días en Bogotá estuvieron bien, me encontraba con mi familia  y ahi me mire con uno de mis mejores amigos; F, eventualmente se pasaron los días, mi familia se regresó a Pasto y me quede nuevamente sola, exceptuando que estaba con mi hermano, aun se encontraba Estefania aunque se iba a ir a Inglaterra, así que el pequeño apto de tres habitaciones, se tuvo que expandir forzosamente para albergar a 4 personas y dos de ellos (mi hermano y yo) dormíamos en la misma habitación en diferentes camas, empezaron los problemas con el y cada día se iba agrandando aquella situación y así mismo comenzó a crecer la desilusión por mi carrera y las ganas de estudiar, me sentía sola, sentía que nadie estaba conmigo, extrañaba a JD y el no estaba, pasaron los días y mi apariencia personal y mi estudio pasaron a segundo plano, ahora solo me importaba bajar de peso; en el 2011 ya había consultado muchas paginas ANA y yo quería un peso ultra bajo, 36 kilos, esa era mi única meta.

Febrero: Empezaron los parciales, yo ya no iba a clases, siempre tenia una buena excusa para encerrarme en el cuarto, me presente a los exámenes, sin saber exactamente de que eran, cuando me entregaron las notas, fue una gran sorpresa; mis primeras notas fueron por encima de 4.0 y mi motivación se estaba extinguiendo, por no decir que ya estaba muerta, volvía  ser novia de JD, pero extrañamente a él también le empecé a coger fastidio, todo lo que decía estaba mal, me molestaba, por esa razón empezaron los problemas sentimentales y yo cada día me sentía más miserable, los días eran eternos, mis amistades se reducieron a un chat y mis actividades solo se minimizaba a escribir en este blog. 

Marzo: No dormía absolutamente nada, baje a 40 kg, mis ganas de vivir ya no existían, ya había tenido varios intentos de suicidio y cada vez habían más cortadas en mi muñeca izquierda. a finales de este mes y tratando de tomar fuerzas llamé a mi madre para que me pudiera ayudar. Regresé a Pasto.

Abril: En este mes, fue mi primera cita con el psiquiatra, lloré mucho ese día, pues sentía que me estaba atacando, me mando mis primeras pastillas (escitalopram y clonazepam), solo dormía  no sentía absolutamente nada. mas o menos por mediados de este mes, mis compañeras de pasto se encontraban aquí, en la ciudad. Fui a dejar a mi hermano al aeropuerto, me encontré con una de ellas, me sentí tan fracasada que cuando volví a la casa, me corté, me corté sin parar, también tome una sobredosis de mi ansiolitico. luego tuve una cita con el psiquiatra, le conté absolutamente todo lo que había pasado y me mando a internar a un hospital psiquiátrico ( San Rafael), en esa misma época conocí a la que ahora sería mi confidente, mi mejor amiga. Claw. salí del hospital pensando en que todo estaría bien, me sentí nueva, mi idea de morir se había reducido un poco, pero me idea de bajar de peso continuaba.

Mayo: Me sentía estable, sentía que todo iba a ir bien, estaba con JD, pero aun me fastidiaba algunas cosas, lloraba por todo lo que me decía y el parecía que no lo comprendía.

Junio: Me volví a encerrar en mi cuarto, no quería saber de nadie, solo quería morirme. aunque volví a aparentar que todo iba bien.

Julio: volví a cortarme.

Agosto: Ya me habían visto 3 psiquiatras y 2 psicólogas, me subieron la dosis de mi antidepresivo a 60mg, el psiquiatra a estado notando que me siento cada vez más infeliz, me recomienda hospital al día.

Septiembre: voy a hospital al día siento que todo iría bien.

Octubre: Mes de mi cumpleaños, nadie se acuerda de él, me la pasé llorando, volví donde mi psiquiatra, me quiere volver a internar y no me siento nada estable, el 31 de octubre vuelvo a hospital al día.  

Noviembre: Todo el mes estuve en hospital al día, me cambian el medicamento por Duloxetina, volví a sentirme bien, empecé a creer que todas las cosas iban a marchar mejor, volví a sonreír  viaje a Cali. Estuve con JI. Me bese con él, me gustó y volví a Pasto, el me pide que seamos novios, le acepto el 13 de noviembre. Pasan los días y me encuentro cada vez mejor, siento que el año va a terminar excelente, JI me dice que me ama, yo solamente pienso que es demasiado pronto para eso. Él insiste que es verdad.

Diciembre: Salgo del hospital al día, me siento extremadamente bien, vuelve navidad y me empiezo a sentirme como un gusano, llega el 26 y estoy con JD, me corto, el insiste que no lo haga, lo vuelvo a hacer, 7 cortes, pequeños pero profundos. Lloro toda la noche. vuelvo a sentirme miserable, el 28 voy a la finca, me siento como mierda y me aburro nada más con pensar que me quedaré 4 días ahí  simplemente quiero volver a pasto; llega el 31 y no hice absolutamente nada, solo me dormí y lloré mucho.

En conclusión el año empezó mal y terminó mal, aunque en el trascurso de ese año, conocí gente que de una u otra forma me a ayudado a crecer como persona.

viernes, 4 de enero de 2013

sin palabras

Me jode que la gente sea feliz y yo no poder serlo; ¿será que me hace falta algo?....
No lo se... y ya no me importa; me canse de buscar.